Las emociones en las marcas. Hoy en día hemos dejado de comprar con la lógica, y más en los productos “no necesarios”. Cada día somos más exigentes y valoramos las marcas que nos dan una experiencia de compra y nos hacen emocionarnos, ya sea con su producto, con su estilo visual o por los valores que evocan. Pues bien, esta magia no surge de la nada o de la suerte, esto surge de la definición de una estrategia.

«Los usuarios no compran tus productos,

sino las promesas de cómo se sentirán»

A la hora de definir tu estrategia de marca, tienes que entender qué motivaciones hay detrás de una compra de tus clientes. Porque los usuarios no compran tus productos, sino las promesas de cómo se sentirán o como arreglarán sus problemas y mejorarán sus vidas con el producto que están comprando.

Hay diferentes emociones que puede transmitir tu marca. Hoy veremos los más comunes, te explicaré, los objetivos principales, cuales son sus ventajas y sus inconvenientes y como crear la imagen corporativa para transmitir estas sensaciones.

«Un arquetipo emocional es la

personalidad que le damos a nuestra marca»

Vamos por el principio, un arquetipo emocional es la personalidad que le damos a nuestra marca para que nuestro cliente sienta esa emoción cuando hable de nosotros, compre nuestros productos y nos recomiende a sus allegados.

La felicidad

El objetivo principal que tienen este tipo de marcas es que sus clientes estén felices. Es un chute de energía positiva.

Ventajas > Mucha gente busca esta emoción en su vida, así que es la más fácil de utilizar para empatizar con tu público. La promesa de la felicidad eterna a través de tu producto.

Desventajas > Casi todas las marcas se basan en transmitir esta emoción. El usuario se puede acostumbrar a esta emoción y cada vez será más complicado hacerle feliz.

Imagen corporativa > Estás marcas jugarán mucho con el contraste, tanto en colores, como en tipografías y sus texturas. Los colores que elegirán serán muy potentes y contrastados con otros más pastel pero dentro de la misma gama, para encontrar el equilibrio visual. Usarán muchas frases positivas para motivarte a sentir esta felicidad. Un recurso muy usado por estas marcas son los dibujos planos y a veces un poco infantiles.

La sorpresa

El objetivo principal de estas marcas es impactar a sus clientes y sorprenderlos reinventando un producto que hasta el momento era ordinario.

Ventajas > Es una emoción que empatiza mucho con la gente y ayuda a atraer nuevos clientes por el contagio de la energía.

Desventajas > Cuidado porque es una emoción muy fugaz, la sorpresa una vez conocida se evapora y puede ser complicado innovar cada poco tiempo para sorprender a tu público.

Imagen corporativa > En este tipo de marcas destacan mucho sus colores vibrantes, que incluso combinados entre si impactan visualmente, como el rosa y el rojo. Usarán tipografías muy llamativas y contrastadas entre si para comunicarte el mensaje.

La confianza

El objetivo principal de este tipo de marcas es crear un vinculo emocional basado en la lealtad.

Ventajas > Es un sentimiento muy duradero una vez está conseguido. Se basa en la satisfacción y ayudarte de los testimonios o historias de tus clientes es una buena forma de conseguir esta lealtad.

Desventajas > Si un cliente ha confiado en ti y le fallas, te será casi imposible que vuelva a confiar en ti. Así que si optas por este sentimiento, tienes que seguir unos protocolos muy estrictos en tu marca.

Imagen corporativa > Este tipo de marcas destacan por su neutralidad, con paletas de colores bastante soft, sin contrastes y tirando hacia colores claros. Usarán tipografías poco estridentes y el mensaje que intentarán transmitir es que una vez confíes en ellos no podrás despegarte de la marca.

La satisfacción

El objetivo principal es hacerte sentir cómodo y seguro. Sentir que formas parte de un grupo y que compartes intereses con otras personas.

Ventajas > El sentido de la satisfacción nos da confianza y tranquilidad, y apoyarse del resto de miembros nos suma mucho valor a nuestra marca. Puedes llegar hacer sentir a un usuario el orgullo de pertenecer a tu marca. Y este vínculo puede ser muy fuerte y duradero.

Desventajas > Este vínculo no se crea de la noche a la mañana y seguramente ni en cuestión de un año. Puede ser muy complicado conseguir hacer sentir así a tu público.

Imagen corporativa > Las marcas que optan por este sentimiento de pertenencia a un grupo usan una imagen de marca bastante tradicional y duradera en el tiempo. Su paleta de colores será neutra con un solo color predominante. Y su tipografía simple y homogénea.

Escojas la emoción que escojas a la hora de representar tu marca ten clara una cosa, vende emociones, no productos. Si te centras en cómo se sentirán tus clientes cuando compren tus productos en vez de en lo buenos que son estos, vas a dar un paso más allá a tus ventas. Conseguirás que tus clientes visualicen los beneficios que obtendrán una vez comprado «x» producto.

Si aún no te has planteado una estrategia de marketing emocional, es el momento de sentarte con una libreta y un boli y definir que quieres hacer sentir a tu público cuando se encuentre delante de tu marca. A partir de estas sensaciones y sentimientos podrás empezar a definir como quieres que sea tu imagen corporativa y tus colores (ver post: Cómo escoger el color para el diseño de tu marca de cosméticos). Pero como siempre te recomiendo, pon nombre y apellido a todas tus ideas porque si no se diluyen.

¡Cuéntame que emoción escogerás para tu marca de cosméticos en los comentarios!